Demo Site

viernes, 4 de octubre de 2013

I TRAIL DE GREDOS...y volver, volver, volver!!!

Allí estaba yo, vistiéndome de "romano" una vez mas atravesando con los imperdibles un dorsal contra mi pecho tras 120 días en el dique seco, asombrosamente parece que fué la semana pasada cuando me había colgado otro, pero no no fué así ya era demasiado tiempo el oso hivernando o mejor dicho en mi caso veraneando., esta es la historia...



7:45 del 28 de septiembre, un autobús procedente de Onil y con Gimena (colaboradora del Trail) a la cabeza del conwoy, viene a recogerme a mí y mis dos compañeros de viaje, Pedro Requena y Paco Ubeda, al subir al bus nos encontramos con un ambiente excepcional, son 28 compañeros mas del Club Atletismo Petrer (CAPET), que también viajaban al Trail, unos a correr, otros de senderistas y otros de acompañantes. El viaje es largo, 7 horas, y a veces pesado, pero vamos todos de juerga y contando batallitas para ir conociéndonos, allí está José exfutbolista reconvertido a runner, Pedro con sus sabias palabras y Cristiano de Pro,  Gozzilla (chechu), un giganton curtido en mil batallas y que con sus 130 kgs y armado seguro que hizo paz por aquellas tierras israelís donde estuvo destinado.

Parada de rigor por el tacómetro, Decatlhon Madrid.

En fin, entre paradas, risas, tortilla de patatas, bocatas, chocolate con toña y partidas de la PSP, fueron cayendo las horas y los kms., hasta que llegamos con algo de lluvia a El Barco de Avila, un pueblito encantador Castellano-Leones coronado por el castillo de Valdecornejas, a orillas del gran rio Tormes y salvado por el puente románico todo un paraiso para los sentidos. 

Vista panorámica desde la habitación del hotel donde se alojó el resto de la expedición.

Allí me espera Bea, que junto a Davi y Jesús, se han encargado del grueso de la prueba, permisos, trazado, marcaje, todo revisado una y mil veces para que todo salga bien. Bea es un sol, y me cede literalmente su casa para que me cueste mas barato el viaje, el resto del bus se queda en el Hotel Barco Real de cuatro estrellas y totalmente nuevo. Como son las 15:30, mis paisanos y yo nos vamos derechos a buscar un menú, y tenemos suerte, por un módico precio, íbamos a probar las famosas Judias del Barco de Avila, su carne, y de postre un exquisito mus de frambuesas escogidas de allí mismo casero 100%, el resto de tiempo hasta acostarnos fué visita turística, bajo la lluvia, y recogida del dorsal, donde una vez mas estaba Gimena, con sus 181 cms. de simpatia y buen humor, junto con Davi, atendian a los corredores y nos entregaban la bolsa de corredor con un sinfín de regalos.

Las famosas judias del Barco de Avila, buenísimasss!!!
Con Davi, Gimena, la madre y la sobrina de Bea.


Con Gimena, guapa, simpática, excelente anfitriona.


Sobre el puente románico con Pedro Requena, bajo la lluvia persistente.

Tras la cena, en casa de Bea, me desplace al bar, donde los organizadores cenaban contando como resultaria la prueba al día siguiente, para conocerlos a todos y compartir con ellos un distendido rato de tertulia tomando un cortado, allí tuve ocasión de conocer a Jesús mas a fondo y a Angel Parrón el fotógrafo oficial de cabecera, un hombre sano y extraordinario conocedor de muchos y diversos temas, pero ya era tarde y tocaba descansar, mañana nos espera un trail en toda regla con sus casi 1.300 mts.+ y 27 kms., por lo que tocaba planchar la oreja.


Escuchando a Bea, atentamente las explicaciones de la carrera.

Dormi como un niño el viaje agotador y las visitas obligadas por el Barco de Avila donde aproveche para hacer un buen reportaje de fotos con el móvil, fueron el mejor narcótico. No madrugo mucho, el arco de salida lo tengo bien cerca, a apenas 60 mts. de la puerta. No oculto mi ilusión tras cuatro meses en volver a vestirme la equipación oficial de mi club, el CXM, el día es fresco y la previsión es que no llueva asi que de corto con manguitos y acerté. Tras los correspondientes saludos a unos y otros, Pedro Montero entre otros, compañero de mas batallas, me coloco bajo el arco de meta con los primeros, somos apenas 150 corredores y la primera fila esta vacía, distendida, hay un ambiente de amistad en el que el estar ahí delante para salir zumbando es lo de menos, todo queremos disfrutar de una primera edición de este Trail sin piques antes de hora. El caso es que al toque de las cornetas y tambores de la localidad el trompeta nos dió la salida, muy original, todos en tropel y yo a pesar de estar preparado ya a las primeras de cambio soy adelantando por los que antes parecian tan dóciles. Salen flechaos y yo aprieto, porque no, la euforia de la primera carrera en tanto tiempo, el fresco de primera hora y la adrenalina de la salida me hacen salir también a mayor ritmo del que debiera y bien que lo pagué durante los primeros 11 kms. todos de subida...

Espectacular salida las que nos ofrecieron la Banda de Cornetas y Tambores.

Madre mía, vamos apenas a 4:20 demasiado rápido para mí pero aguanto, la bici de montaña y los últimos entrenos me han dado confianza pero soy veterano y se lo que pasa cuando quemas de golpe todos los cartuchos, así que en las primeras rampas aflojo y comienzo a andar-correr para cobrar resuello, Pedro Montero se une a mí, conversamos un poco del trabajo y me rebasa, el está fuerte ahora y le dejo ir y disfrutar, a mí el corazón empieza a salir por la boca cuando enlazo el primer cortafuegos con una pendiente mas que considerable, no hay problema, manos a las rodillas y ale a subir, paisaje bonito, mucha vegetación pero de momento no muy alta, son carrascas, arbusto y maleza muy espesa reseca y húmeda por la lluvia de anoche, que ha dejado el terreno perfecto para correr, sin barro y apelmazado para que la zapa se agarre de lo lindo en la primera bajada, en el horizonte las cimas de los collados cercanos agarran las nubes bajas como queriéndolas arrancar del cielo. También mi rodilla se está portando, y bajo sin miedo, que bien ojala hubiera estado así en los ultimos 20 kms. de la Quixote Legend!!!

Compartiendo carrera con mas amigos venidos a Gredos.
Justito donde acaba la pinada sube el cortafuegos, si, si, por allí subimos.

 Bajamos a una aldea, donde está el primer avituallamiento, "zona de aprovechamiento de setas" reza un cartel, y es que por esta zona tan húmeda tienen que haber a miles. Un poco de isotónica y me casco el primer gel, quiero seguir entero y unos pocos entrenos no te hacen ir a la velocidad normal de crucero y sobre todo poco a poco recuperar la "chispa" de la competición. Voy corriendo a gusto, del pueblo tenemos que volver a subir una buena tachuela, pero no me encuentro entero, me noto sin fuerzas y tengo que andar mas de la cuenta. No quiero darle mas importancia, quiero disfrutar la carrera, así que voy andando-corriendo por la zona de mas toboganes de la carrera con unas vistas espectaculares, senda ancha repleta de agujas de pino seco que acolchan la pisada,hasta que volvemos hacer cumbre en el collado, km. 15, ahora toca otra vertiginosa bajada por el cortafuegos del principio donde las rodillas y los cuadriceps me responden bien, y me da confianza. 

Saludos al cámara, y disfrutando la bajada.

Me cruzo con senderistas y nos dedicamos palabras de ánimo, volvemos a pasar por el puesto de avituallamiento de la subida anterior pero ahora nos mandan al fondo del valle, pista forestal corredera y bien empinada para terminar de machacar los cuadriceps en la frenada, veo al fondo una aldea y justo cuando creía que llegábamos hasta ella nos desvían ladera arriba a derechas por una senda limpia a tal efecto para la carrera por la organización, menudo curre se han pegado desbrozando esta zona, bien marcada, pero enrevesada, ahora sí cubierta de pinos bajos y raices, curva aquí, curva allá, y subiendo, buena temperatura, los manguitos me los baje a las primeras de cambio, hace ahora calor y vamos sudando, me adelantan algunos corredores, los saludo y algunos ni contestan, no lo entiendo, pero bueno, allá ellos, me adelanta la tercera chica, va con otro chico de su club, el Almanzor creo, les doy ánimos y saludo y nada ni contestar, bueno pues nada al menos por la Comunidad Valenciana somos mas simpáticos, el caso es que entre dimes y diretes, ramas, desnivel, hitos, raspaduras y moscas cansinas revoloteando por mi cara, me planto de nuevo en el avituallamiento que por tercera vez nos servira de apoyo en la carrera, km. 20.

Arggghhh!!!, ultima subida, bien, ya la tengo casi!!!

Allí estaba Jesús, empeñado en una foto conmigo, no podía negársela es un pedazo de pan y buena gente, así que no me queda otra que esperar a que alguién del avituallamiento vaya al coche y busque la cámara, que mas da, dos minutos mas que menos, y ale foto de rigor y ahora si que sí a darlo todo hasta meta, voy ya cansadico pero el desnivel negativo es el mejor empujón para un alma en pena, así que me dedico a dejarme caer mientras me tomo otro gel, pues sé que al llegar cerca del Barco de Avila tengo unos tres kms. llanos donde hay que tirar ya de pundonor para llegar, al menos en mi caso y sobre todo tan poco acostumbrado a cascarme 27 kms, normalmente por la lesión. Me sigo cruzando senderistas, algunos corren, no me parece bien, o se corre o se anda, sino que se apunten a la carrera, esto nunca lo entendere. 

Contento ya que solo qudaba la bajada larga hasta el pueblo.

Hace un día magnífico y mi previsión de 3:15 estaba en la cuerda floja, veo la muralla, saltando entre cientos de cacas de vaca, sigo dejando ganado y prados a mis espaldas, entro en el pueblo por el arco del ahorcado, no hace falta preguntar porque se llama así, un primer arco, ahora de publicidad me indica la proximidad a meta y ahora sí ahora ya sprinto hasta el arco de meta con un satisfacción enorme de volver a ser finisher despues de 120 días de calvario, bufff, estoy muerto pero bueno estoy, la plaza de España está a rebosar de corredores, familiares, amigos y curiosos en este día de fiesta, si día de San Miguel que mas puedo pedir!!!, Le doy un fuerte abrazo a Bea al llegar a meta nos lo merecemos ambos, ellas por la organización y yo por venir hasta aquí para completar la carrera, satisfacción enorme de estar allí tan lejos de casa, pero en esos momentos no hay distancia, solo buenas caras y alegría.

La puerta del Ahorcado, ya huele a meta!!!

Otra a la saca, por fin tras 120 días vuelvo a ser runner!!!!

Tras recuperar el aliento, saludo a Pedro Montero, acaba de llegar no hace mucho, encima se ha perdido un km. junto con otros tantos, yo he visto el marcaje perfecto pero bueno, eso les pasa por correr tanto, voy al avituallamiento, está fenomenal, empanadas, tortillas de patata, patatas revolconas, frutos secos, fruta, pasta con tomate, a tope, me tomo primero una coca cola, me apetecia mucho, pero enseguida toma un par de vasos de cerveza como no. Allí estabá el gran Miguel Herás, le felicito, somos tocayos, le doy la enhroabuena por sus logros en el UTMB (2º) y en CAVALLS (3º), no lo conocía, es muy simpatico. También José Antonio Alegre "Chinotto" comentando batallitas, desde la Perimetral de Benissa que no lo veía, otro grande, y también muy simpático. llegan mis paisanos, han tomado un ritmo mas comodo porque sabian que querían disfrutar como así lo han hecho. En la plaza, saludo a Gimena, a Beatriz, a Davinia, que buen clima de organización y público, todo marcha sobre ruedas. Van llegando los senderistas intercalados con los ultimos corredores y anuncián por megafonía que la entrga de premios es a las 14:00, me voy a la ducha y me visto para la ocasión. 

Paco Ubeda, Pedro Montero, "Chinotto", yo y Pedro Requena.

Todos con el crack, Miguel Heras, que grande!!! y que simpático.

También los senderistas se lo pasaron en grande!!!

Entrega de trofeos, Miguel Heras, colabora en ella, él vive en Bejar, apenas a 20 minutos de El Barco de Avila, ha venido para apoyar a la carrera y a Bea y Davi, son amigos, se conocen. La organización tiene un detallazo con nosotros, con todos los Migueles, y es que al ser San Miguel nos van llamando por megafonía para darnos un regalo, quiero abrirlo pero nadie lo hace y me quedo cortado, cuando llego a casa y lo abro, compruebo con satisfacción que es un libro y unos mapas supercompletos del GR10 y GR12, sin duda han dado en el clavo ya hacia tiempo que en mi santo solo recibia como regalo colonia, calzoncillos o en el mejor de los casos alguna botella de vino.

Todos los Migueles con nuestros regalos, detallazo de la organización.

Es la hora de recoger los bártulos, subir al bus y de nuevo otra paliza de 7 horas y pico, aunque compartirlos con Gimena hacen que se te hagan cortos, una gran mujer, guapa y simpática. Por fín llegamos a Villena, subo a casa molido, reventado, pero ha valido la pena, ha sido un fin de semana fantástico en el que he descubierto varios tesoros, en cuanto a gastronomía, cultura y sobre todo amistad. Davi, Bea y Gime me han tratado como a un rey y que quereis que os diga, tres chicas guapas para mi solito, je, je. Muchas gracias sobre todo a Bea por cederme su casa y nada mas bajar del bus darme la llave esto solo demuestra que en este mundo del trailrunning somos todos especiales. Bea te debo una y bien gorda. Enhorabuena a toda la organización, voluntarios y todos los que han aportado lo mejor de si para hacer realidad la I Edición de este Trail de Gredos.

Bea, muchas gracias, eres un encanto, gran corredora y gran organizadora

Y para casita, otras 7 horas y pico viendo este panorama, al menos en buena compañía.

Deportivamente hablando, me he encontrado muy cortito de entrenos, y todavía hoy al escribir estas líneas estoy con las piernas cargadas, pero con las pilas cargadas para nuevos compromisos y la motivación a tope despues de volver a saborear esos pequeños detalles que te llenan de vida, el olor a Réflex, el dorsal, los saludos, los avituallamientos, el sudor, el cortafuegos y sobre todo volver a pisar montaña siendo de nuevo finisher.

3 comentarios:

Miguel dijo...

No estuve yo muy lejos de ahí compitiendo en una carrea similar, eso sí aquí no hubo regalos para los migueles, que detalle. Esa tiene muy buena pinta y no me cae lejos, habrá que probar. Felicidades.

ron-raider dijo...

Gracias a ti Miguel, tampoco yo olvido un trocito de turrón en lo alto del Reconco el día de Nochebuena. Subí sola y bajé llena de amigos...tu te acercaste. Era yo quien te la debía. :) Gracias por estar, para mí que estvieses lo hizo si cabe, más especial. Por cierto, ya me he apuentado al Migjorn :)

Franck Stora dijo...

Gracias Miguel, gran reportaje para una magnifica primera edición que promete ser una buena referencia. Fue un placer compartir contigo esta experiencia, espero volver a cruzarnos en otro trail!

Franck (el de negro, contigo en la foto de la cuesta)