Demo Site

sábado, 14 de diciembre de 2013

IV ULTRA TRAIL CHIVA 2013...todo un mundo en 39 millas!!!

Algunas cosas en la vida vienen sin esperar, otras te las esperas y otras te vienen con apenas unos días de antelación, y justo eso me pasó con esta carrera de Chiva. Recibo un mail de la organización invitándome a correrla cuando ya la daba por perdida y por supuesto no entranada. Desde mi abandono en la 3ª etapa de la Quixote Legend, tras 140 kms, en los días anteriores no me había enfrentado a tanta distancia, y es que tras entrenar y correr de 20 a 25 kms., a pesar de mi buen estado de forma actual, mis grandes carreras en Xixona, K25 y la Sureste Trail, todas seguidas,  los 61 o 62 de Chiva, se me antojaban muy largos...esta es la historia.



A pesar de lo anteriormente expuesto, la fama que precedía a la carrera me impulsaba a correrla a pesar de que a cualquier runner con experiencia le echa para atrás subir 7 cumbres con 3.000+ durante tantos kms., osea que no iba a ser un paseo precisamente y el hecho de ir "invitado" parece que le quitaba hierro al asunto como si alguien de la organización me fuese ir empujando a cada km. Así que tras recogerme mi amigo de batallitas Melga (Melgarejo), nos vamos el viernes por la tarde a Chiva, recogemos el dorsal y ya de entrada nos hacemos unas birras con sus amigos de las C.O.E, el Coci, que venía de apoyo moral y Javier que si que correría. Luego mas tarde quedamos a cenar con el gran Carli y su mujer Conchi, y tras una distendida cena informal nos metimos a dormir a la furgo  para intentar descansar los máximo posible. A las 23:00 h. ya estábamos en el sobre y por poco no nos despertamos, ya que a las 6:23 me di cuenta de que el móvil despertador de Melga, no había sonado. Así que casi con prisas a vestirnos y a la línea de salida, apenas 2º C, pero sin viento.

Con Carli a mi izda, y a mi dcha. Melga y Javier.
Con Carlos Bertollopis antes de la salida.
Me sorprende ver a la mayoría de participantes como si fueran a subir el gran Col de Ferret, van tapados hasta los ojos, y es que yo como buen Villenero iba de manga corta con manguitos y un pantalón corto. Tras las fotos de rigor, se da puntualmente la salida y tras un callejeo por Chiva enseguida pillamos las primeras rampas de salida del pueblo, primero pasando por unos chalets para luego meternos en pista ancha pero siempre ascendente. La salida es a las 7:00 por lo tanto al menos el frontal hace falta hasta las 7:45 , Se continúa por un corto asfalto y luego por camino hasta el corral de Aixarrere. Se sigue por la senda de Carcalín de 700m, cuando ya en lo alto de Sardinica se puede apagar para mas tarde en el km.10 poder dejarlo y recogerlo en la meta. La salida en tropel, pero todos con cabeza, sin demasiada velocidad, aún así cuanto de cabeza unos doscientos delante mía en los primeros kms. Saludos a muchos mientras me adelantaban o adelantaba yo y poco a poco ya me veo perfectamente, me quito el frontal y bajo la cuesta de la Cucala para encaminarme al avituallamiento del Km.9-10 donde puedes dejar el frontal y unas graciosas abejas amenizaban el ambiente.

Todavía de noche en las primeras rampas de salida de Chiva.
Aquí ni paro, de momento no me hace falta, llevo geles, e isotónica el gran San Hidryxir de Overstim´s mano de santo de ahí el nombre, y que siempre siempre llevo encima desde que empezó a patrocinarme, también llevo sitck sueltos para ir rellenando el bidón mas adelante. Llevo la cartuchera llena, hay faena y vengo con muy pocos kms. a este reto. El recorrido tiene 7 subidas con sus correspondientes bajadas, hay que llevar especial cuidado con la 4ª subida que tiene trampa, aunque la realmente dura es la 5ª, pero no veas como se empalaga la 6ª y bueno la 7ª con un 50% de desnivel en el km.55 ya es para morirse, aunque eso sí, no muy larga...pero todo llegará.

Las abejas de Chiva, amenizando y animando a los participantes en el avituallamiento.
De momento ahora llaneo por camino hasta el inicio de la senda de Malos Pasos por la que ascendemos, el nombre de la senda tiene su miga, hay que prestar atención para no darte un batacazo pero todavía vamos frescos y se lleva bien, además el sol ya de fuera totalmente promete un día mas que bonito aunque en las umbrías y las sendas escondidas la tierra está totalmente cubierta de un manto blanco que demuestra que la noche ha sido bajo cero.  Tras un llaneo por el suave lomo de los Tramusales nos desviamos por el PR 385 de cómoda carrera, acabando en fuerte bajada que nos deja en un llaneo por camino hasta la fuente Umbría, km.15 y de momento todo perfecto, la contractura bien y la fascia de momento no se queja, lo mejor es que ya tenía dos de las siete subidas en el bote, y así siempre pensando en positivo.



Tras cruzar el barranco de Ballesteros ascendemos por la senda del rincón de la Campana, la tercera subida del día. Cruzamos el camino de la Nevera y descendemos por la senda de Bojet y Tabla Cuarta hasta el corral de Pacalo. Por el camino del Enebro llegamos llaneando al Tendero, esta etapa es muy bonita y realmente me sorprende descubrir montes nuevos, mi ritmo de carrea va "in crescendo" pero soy muy cauto en las bajadas, mis isquios van con Kinisiotape, mis rodillas con tape y mi fascitis con vendaje de Tensocrepe perfecto, Km.22 en apenas 2:20, buen síntoma pero sin echar cohetes al aire.

Subira y bajar contínuamente, no hay otra en Chiva.
Ahora viene la 4ª subida y según varias crónicas que había leido anteriormente una de las serias, serias. Penetramos por la cómoda senda del barranco de la Parra por uno de los parajes más solitarios de la Sierra y más protegidos del viento. Al final se asciende rápidamente hasta el Cobarrón de Charnera, corraliza de ganado de interés arqueológico, senda empinada y casi tirando solo de gemelo, en esta parte se una a mí Ana Tortosa, brigadista forestal y que anda que es un primor, vamos charrando e intento seguir su ritmo y a pesar de su invitación a seguirla y porque no decirlo contemplar su bonito trasero me es imposible y eso que dice que no le van las piernas bien, que chica esta. Bordeamos con cuidado los cintos de Charnera por senda. Regresamos por camino de ligero descenso al Caballo Sánchez para bordear la Peña Alta. 


Una mañana radiante y sendas espectaculares.
Cruzamos el camino de la Umbría Mala y descendemos decididamente por el rincón de Blanca hasta que la senda se ensancha y llanea, justo aquí adelanto sin saberlo a Elías Manchon, vecino de Sax y amigo y en principio no me doy cuenta, me dice que tiene que abandonar, va con calambres muchos kms., le digo que lo piense bien pero está decidido y esque cuando no se disfruta y queda tanto lo mejor es dejarlo y no pasa nada. Estamos entre cintos, en el barranco Grande, arroyo continuo y cabecera de la cuenca hidrográfica que alimenta la Albufera. Llegamos a la Lándiga por camino, menuda bajadíta hasta el km.32 donde un superavituallamiento nos espera. Aquí pido cerveza para el gaznate y spray calmante para el isquio que ya empezaba a impacientarse, pero voy bien de fuerzas, justo cuando llego, sale Ana Tortosa con su marido Francesc que están los dos que se salén.


Varios tramos de cuerdas en los pasos comprometidos.
No me quedo mucho mas, recargo el botellero con sales de Overstim´s y prosigo, ahora viene la 5ª subida, también se las traé, pero la charanga, tambores, dulçaina y griterio en el primer escollo de subida te espolean a pasar corriendo, es fantástico la afición que hay en esta carrera. Continuamos por el camino de Marjana en ascenso (desviándonos antes de llegar a Oratillos) y ya por senda poco corrible llegamos al observatorio forestal de las Yerbas (1023m) Descenso por buen camino tomando la Vereda Real que transita por el lomo. 

Un avituallamiento de lujo en el km. 31, había de todo.





Y con la barriga llena ale a trepar de nuevo!!!

La abandonamos en el collado de la Junquera para descender senda rápida y azagador del Buey, continuando tras unas ruinas por la senda de la Fte de la Cabra que hemos dejado en los cintos de la izquierda. Llegamos al Enebro, donde tomamos el buen camino durante unos 2kms, que desciende por el barranco Grande cruzando varias veces el arroyo donde apenas subimos nos encontramos el Pocico Tendero y siguiente buen avituallamiento, allí está Paco Calabuig, uno de los artífices del recorrido y el buen marcaje de la carrera, lo saludo y le doy las gracias por la invitación, tomo dos vasos de cola y me enfrenteo a la 6ª subida, Km.41,5 y las fuerzas ya empiezan a flaquear, ahora es donde me doy cuenta de la falta de entrenos y sobre todo de distancia. 


Coca-Cola bien fresca, y a retomar fuerzas para la 6ª subida.
El principio de la senda es empinado, y haciendo zig-zags, para luego ser senda mas mantenida y rodeando la peña por su izquierda ir siempre busando cumbre, pero no deja de ser subida y las piernas empiezan a pedir descanso. Subimos por senda dificultosa hasta el corral de Martín donde se continúa por la senda de Balbasquer, más cómoda, que suavemente nos deja otra vez en la Vereda Real (PR 300) y senda de Mal Viaje.

Sendas anchas dobles y bien empinadas durante la 6ª subida.
 Se desciende primero por camino y luego dicha senda muy corrible que baja por el lomo hasta el collado de la Castellana, aunque la fascia ya está a tope y tengo que tomarme un Enantyum Gel para poder seguir. Seguimos por el azagador de la Castellana (senda más protegida del viento) que nos baja por el rincón del Puro a la Masía de Viñas. Ya por camino algo roto, pasamos la Fte Rosemblanc y llegamos a la Maquina (ruinas de yesar antiguo) y km.51, hace una mañana espectacular y llegamos a otro pedazo de avituallamiento, es como un oasis, hay de todo, pero en ese momento solo tomo frutos secos, jamón serrano con tomate y como no, otra cerveza que me sabe a gloria. Pero tengo ganas de seguir, voy bien, el gel que he tomando hace poco, el Red Tonic, me devuelve la alegría y aprovecho la ocasión para correr a buen ritmo.

Con la isotónica que llevo en ese momento que me den carreras!!!
Cansadido ya llegando a al km.55 y a la dichosa ultima cuesta.
So lees bien el desnivel positivo en poco tiempo es ese!!!

Por el PR 385 seguimos el barranco de Ballesteros (Majada Lidonero) subiendo por la Fte Alamillo hasta el corral del Gato. Cruzamos las Salinas (Vallejo de Aguasal) por sendas pastoriles, Altico el Chorizo y ya por zenda subimos el último repecho, el Morrón de Gitan, y aquí se hacen realidad todas las habladurias, pequeño pero matón sobre todo a estas alturas de la carrera, 50% de desnivel cuando ya las piernas no están para muchas fiestas, aunque lo subo bien, algo lento, como si no hubiese gravedad en aquella colina y cual astronauta me pegara un viaje espacial hasta el Alto de la Sardinica donde en teoría era el km.58 pero a mi y los que iban conmigo no nos cuadraba, si todo bajada hasta meta, pero por kms, interminables, aunque bonitos, hasta que llegamos a las senda Carcalín, y por caminos de oliveras y pasando por debajo de la carretera entrar en las primeras calles del pueblo. Aquí y a pesar de la cercanía de la meta tengo que parar un par de veces, andar y coger fuerzas para llegar ya a los últimos doscientos metros, donde oigo a Jaime el Spiker y llego a meta lleno de alegría y con todavía algo de fuerza para dar el sáltico que tan famoso se va haciendo.


Y por fin la llegada a meta, con el saltico incluido para la afición.

Satisfacción absoluta tras 9 horas 20 minutos en una carrera que al final se me quedó grande pero que saque adelante mas que nada por galones y experiencia que no por entrenos. Allí estaba Ana Tortosa y Frances, apenas a 10 minutos antes que yo,  por lo que mis últimos 30 kms. tampoco han estado tan mal. Voy al avituallamiento final de carrera y pillo otra cerveza, son las 16:20 de la tarde y tengo ganas de celebrarlo, comiendo salado y varios tragos de birra mientras saludo, y charro con los amigos, y en apenas 10 minutos mas llega Melga, así que perfecto, cogemos las bolsas y nos vamos a la ducha que otras casi dos horas nos esperan para volver a casa. Un sábado perfecto, una carrera perfecta y 39 millas para recordarlas siempre. Con una organización, marcaje, trazado y trato al corredor de lujo.

Me gustaria volver al año que viene, pero hay que entrenarlo bien, 62 kms. bonitos, pero duros y que en muchos tramos son bastante corribles, aunque todavía me hago cruces de como los primeros pueden bajar de 6 horas, pero eso es ya otra historia...



3 comentarios:

ROCA dijo...

Enhorabuena Miguel por el buen ritmo que has vuelto a coger en las carreras de montaña... ¡¡Nos vemos pronto!! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola! Eres un fenómeno
Incansable
Besos
Barbi

Anna dijo...

Anda y xarra que es un primor, jajajajaja. Eso me ha gustado!

Es un placer, como siempre, compartir km y aventuras juntos. Hasta la próxima.

Lo que me sorprende es tu fuerza de voluntad para seguir dando el callo carrera tras carrera. Esta fue dura pero disfrutona, no? Un abrazo Miguel!!!!