Demo Site

miércoles, 11 de febrero de 2015

GR10-XTREM 2015...el poder está en la mente!!!

Tras mi parón forzoso y vuelta a las andadas comprobé con pena que los tres meses de tratamiento apenas habían conseguido sacarme de las mas hondas brechas infernales y mis talones seguián doliendo casi como al principio, a todo esto, compro una HOKA ONE ONE, y empiezo a entrenar con ellas, no con mucha confianza, después de 6 años probando todo tenía mi dosis de escepticismo además bien ganada "a pulso", pero increiblemente y con apenas dos entrenos decido participar nada mas y nada menos que en el GR10-Xtrem, que encima este año tenía 96 kms, en lugar de los 93 habituales por tener que rodear un área protegida de Serra. Por eso digo "niños esto no lo hagais en casa"...que ya lo haré yo.

Con este dorsal se realiza cualquier "misión imposible"


Así que irresponsablemente mi alma de runner sucumbió a las órdenes mas racionales de mi cerebro y cual "Homo neanderthalensis" me dejé llevar por estos cantos de sirena personalizados en una gran carrera y encima muy cerca de casa. Y yo con estos pelos, pensé yo, ya que apenas unas carreras en noviembre y diciembre y cuatro entrenos no es renta suficiente para este tipo de pruebas, pero pensé que cuando no se tira de entreno, se tira de cabeza y si no de galones y sino de ...

Perfil de la carrera, subiendo, subiendo pero con buenos sitios para correr de lo lindo.
 
Todo empieza con el viaje a Puçol en compañía de dos buenos amigos villeneros, Roberto y Tony, compartimos viaje y hotel. En la cena de carrera, ofrecida en el pabellón por un módico precio había quedado con mi buen amigo Juan González y como no con Fernando Prieto otro buen amigo y con el que ya he compartido GR10 en 2013 al igual que ahora con habitación incluida en el hotel Alba. Buena cena, buenas anécdotas y muchos saludos a los corredores que siempre nos damos cita en el GR10 como son Melgarejo, y como no el grande e incombustible Roque Lucas. 


Fernando Prieto a mi derecha, Juan González a mi izquierda, risas y buen rollo.
Roque Lucas, con mas kms. a cuestas que el baúl de la Piquer!!!, pedazo de buena gente.
Con mis paisanos antes de salir, Angel Alberto, Roberto y Toni.
Con los Parotets, Juan Nieto a mi dcha y a mi izda, Paco Nadal e Isaa Gonzalez
Con el incombustible Carlos Berto Lllopis, un fiera que corrió también lesionado.
Muchoa años en esta foto, Pepe Garcia, Melgarejo y Javier Ballester
Todos los valientes antes de salir, 5:55 de la mañana!!!
10 de Enero, 5 de la mañana, allí estamos una vez mas en el pabellón de Puçol, trescientos valientes dispuestos a engullir un buen puñado de kms., hace frío pero la previsión es de muy buen tiempo. Salida rápida como siempre, como si se fuera a acabar la montaña, yo he venido ya a todas las ediciones y tengo la ventaja de conocer el recorrido así que ya sabía de sobra que no hacía falta apretar, esto se trataba de "economía de carrera". Como diría Dinio la noche me confunde y voy a una velocidad demasiado alta para mí, pero es que no voy nada cansado, atravieso a buen ritmo las Peñas de Guaita y el Santo Espíritu y me planto en un periquete en Segart (Km.16), las sensaciones son estupendas, por arriba y por abajo ya que las HOKA mod.Mafate se portan que es un primor y voy como flotando con ellas.

Llegando a Serra y ya de corto un 10 de Enero, el calor se iba a convertir en protagonista.

 Avituallo rápidamente líquido, meto el frontál en la mochila ya que empieza a amanecer y sigo ahora rumbo al canal del Garbí, pero hasta llegar a su base todavía queda un buen trecho primero bajando asfalto y luego una larga subida que se va estrechando para dejarte en la parte mas divertida pero a la vez técnica de toda la Ultra. La Canal del Garbi, casi vertical con pedruscos y pasos sinuosos de trepada con cadenas, aderezado por la luz mas naranja que he visto nunca y es que los primero rayos del sol calientan la gélida roca donde Fernando Prieto, el fotógrafo de carrera, está allí para inmortalizarnos a todos en una estratégica y genial foto para el recuerdo. Llego hasta arriba y a por Serra, sigo bastante entero y con una sonrisa de oreja a oreja, nada me duele, mi ritmo es mas que bueno y si esto sigue así me puedo dar con un canto en los dientes, aunque al final tus entrenos te ponen en tu sitio.


Con Alberto Martín, ayudando y animando en el puesto de Serra, grande!!!
Fotaza de Fernando Prieto, en uno de los pasos mas emblemático de la Canal del Garbí.
Allí arriba estaba Alejandro Lostado, para animarme en mi última trepada de la Canal.
 Llego a Serra, avituallamiento y allí esta Miquel del CXM, mi club animándo junto a muchos otros como mi gran amigo y compañero de fatigas ultreras (Mamova-Quixote Legend-Celestrail) Alberto Martín que no me esperaba y me hace una pequeña fiesta para animarme a continuar. No pierdo el tiempo, la verdad es que para ir sin bastones se me está dando bastante bien la carrera, 3:17 horas hasta Serra, bien no esta mal. Ahora conforme voy abandonando Serra se que me meto en la zona psicológicamente mas dura de la carrera, que incluye el nuevo tramo mas largo para evitar la zona de alta protección y es que hasta Gátova vamos a ir subiendo y bajando lomas interminables, ahora por bancales con senda definida, ahora por pista forestal con un solazo, que asombrosamente para las fechas que estamos, empieza a cocernos el pescuezo, son apenas las 10:30 de la mañana y ahora si la mezcla del calor (25ºC) con lo largo de esta tramo de la etapa empieza a causarme factura, también los kms., pues ya llevo 6 horas y pico para y acabo de atravesar Tristán.


Todavía muy, muy concentrado saliendo de Serra hacia el Barranc del Marianet.

A esta altura de carrera (apenas 40 Kms. de los 96 kms) observo que las distancias entre corredores ya son inmensas, hasta el punto de pensar si realmente voy en el trayecto acertado, pero si, es simplemente que el sol que está pegando nos ha pillado a todos los mortales desprevenidos y nos hace ralentizar la marcha para conservar el aliento, así poco a poco llevo a Gátova en 7:23 horas con no muchas ganas de seguir en la carrera, estoy exhausto y poco motivado, creo que 46 kms. con los entrenos que he realizado ha estado bien y que el GR10 me esperará el año que viene. Pero dicho esto cuando entro en la zona de avituallamiento veo un panorama desolador, muchos corredores tirados por el suelo exhaustos, otros sudando la gota gorda consolados por sus mujeres y amigos, otros retirados y otros que simplemente se avituallan tranquilamente mientras piensas si siguen o no. Cuando vi todo esto, me dije vaya pues no voy tan mal!!!, así que tomé un plato de macarrones con atún, unos frutos secos, y como no una estupenda y fresquísima cerveza y busque un rinconcito con encanto para consultar con la cabecera si seguir o no. Lo cierto es que automáticamente mientras engullía aquellas viandas me vi como trepando del infierno y decidí continuar, era cuestión de apretar dientes, y tirar mas de cabeza que de galones.

Llegando a Gátova pregunto por el avituallamiento, este año un poquito mas abajo.
Autofoto de mi momento "kit-kat" donde la cerveza me saco del infierno.
Emprendo la marcha hacia Montmayor, Pere compañero del club y que hacia de voluntario me dice que lo piense bien que hasta Montamayor quedan 22 kilometrazos, pero estoy decidido a seguir, cual ave Fénix he resurgido, al menos otro poco mas, así que salgo de allí pitando y enfrentándome a la temida subida empinada que hay nada mas salir de Gátova para acometer una de las zonas que mas me gustan de la carrera, ahora se trata de correr, andar, correr, andar, y además las primeras horas tras el avituallamiento, todavía se recrudece mas el calor, entre las 14:30 y 16:00 el sol todavía estaba mas bravo y no veas lo que costaba atravesar la zona de Las Navas y Hontanar, pero bueno todo llega y con todavía buen sol llego a las 17:10 al avituallamiento de Montmayor, también allí estaba Fernando Prieto para sacar otras estupendas fotos, menudo curre, asi con 11:10 horas de carrera me planto en el km.68. cuando yo pensaba que ya los primeros hacia mas de hora y media que habrían llegado a la meta.


Llegando a Montmayor, fotos Fernando Prieto, iba muertecico aunque no lo parezca.

  Aquí de nuevo pienso que estoy muerto, son ya demasiados kms. para tan poco entreno y estoy de nuevo fundido, no veo cerveza en el avituallamiento, pero la pido a ver si hay suerte y "voilà" aparece como por arte de magía, así que me tomo la cerveza que a esa hora ya empezaba a estar mas que fresca tan solo de estar en la sombre en la mochila y me apresuro a vestirme con los manguitos y la chaqueta ya que el sol ahora empieza a pasos agigantados a querer esfumarse y yo quiero llegar todavía con luz a Sacañet. Salgo disparado, esta zona la conozco bien, y también es de correr si te quedan fuerzas, me tomo un gel Red Tonic para entonarme un poco y me lanzo a correr como un poseso, veo como el sol me gana en nuestra particular carrera yo a Sacañet y el a la línea de horizonte, me dan caza una chica inglesa jóven y otro chico valenciano mas mayor y proseguimos juntos, la chica francesa se llama Caroline, no para de trotar, yo a veces ya ni eso, pero mis pasos agigantados y cuatro trotecillos me bastan para seguirla, anochece y todavía nos quedan unos kms., hasta Sacañet. Caroline se despista cada dos por tres y yo la corrijo, ella me da las gracias y no para de hablarme en un ingles perfecto de Londres y yo le digo que sé menos inglés que Alfredo Landa, y todavía menos si me habla de noche, de prisa y con frontal, ja, ja, ja, que cuadro, bueno por fin llegamos a Sacañet y ahora si que sé que mas que nunca iba a llegar a la meta.

Déjame que me apoye que me quedan 30 Kms., y me lo estoy pensando...
Sacañet (km.80) 13:50 horas de carrera, no quiero estar mas en este avituallamiento que ya tiene fama de ser la sede oficial de las Sirenas que engañaron a Ulises y salgo de allí escopetao, dejo salir al chico de Valencia, Jordi y a Caroline primero, les digo que luego ya les cogeré y efectivamente cuando estoy llegando a su altura veo que vienen junto con dos belgas en dirección contraría. Gracias a Dios ya he pasado por aquí varias veces y les indico el cámino, ellos me siguen, los belgas no, craso error pues se perdieron un buen rato. El caso es que poco a poco nos fuimos los tres a por el alto de la Bellida, último escollo importante hasta meta y que realmente no es tan fiero como lo pintan. Por suerte este año la niebla no fué un problema y pudimos llegar a la cima sin perdernos,  aunque Caroline decidió casi llegando a la cima unirse a un grupete de unos cuatro chicos ya que ellos iban a mejor ritmo, Jordi iba cascado del estómago y apenas podía correr así que me quedé con él a pesar de sus invitaciones a continuar. Tras el alto de Bellida, bajada hasta Canales sin complicaciones, yo voy totalmente recuperado y con ganas de correr, mis talones no me duelen y las HOKA se están portando genial. Así que en Canales, paramos muy poquito tiempo porque estamos deseando llegar a meta, a parte de que ahora si ya vuelven a haber 0ºC y no es cuestión de quedarnos al lado del fuego.

Rumbo a meta, no queda otra, son todavía 10 kms., mas y una pequeña subida al Alto de la Salada, vamos trotando de vez en cuando pero el estómago de Jordi se le revuelve como si fueran dos gatos en una pelea y le dan ganas de vomitar cada vez que intenta trotar así que toca andar, andar y andar, me vuelve a decir que me vaya a meta, pero le digo que no, que lo mismo dá una hora mas que menos y que no lo iba a dejar solo, de noche y con vomiteras, y así poco a poco, charrando y dándole ánimos atravesamos Andilla en una noche mas que gélida y un poquito mas adelante y entre campos escarchados por el intenso frío llegar a meta atravesándola juntos. Este año ha sido épico!!!, primero hasta Gátova donde casi abandono, luego si no llega a ser por la cerveza de Montmayor allí me quedo y ya luego mas recuperado tirando de casta y haciendo de Lazarillo de Jordi, otro GR10-Xtrem a la saca que no me cuentan.

Así que la estima por las nubes, pero siempre pensando que son burradas a las que no hay que enfrentarse sino estás preparado, al llegar a meta, nos comentan que han habido mas de 70 abandonos, la mayoría por los estragos del calor de mediodía y es que en el GR10 yo he corrido hasta con nieve, La ultradistancia es así de caprichosa, ediciones con nieve, otras con viento y lluvia helada y otras mas benévolas pero siempre mágicas, el año que viene si puedo volveré y espero que con mas preparación...pero eso será ya otra historia.

6 comentarios:

Gustavo Buades dijo...

que pedazo de crónica miguel, ole , ole, y olé...

Gustavo Buades dijo...

que pedazo de crónica miguel, ole , ole, y olé...

miguelflor dijo...

Muchas gracias Gustavo, esta tienes que hacerla, comparada con la Perimetral de Benissa esta es mas sencilla pero claro con casi 30 kms. mas. Muy bonita.

Gracias por tu visita, un abrazo.

Anna dijo...

Miguel!!!!

Los pelos de punta me has puesto! Y eso que ya no nos dedicamos a estas cosas, nos estamos desquitando ... de momento!

Planes y nuevos proyectos nos mantienen al marge a la hora de participar, pero no a la hora de disfrutar de las experièncias de buenos amigos y randes atletas como tu.

Una odisea como bien dices y ahí en Sacañet te puedo asegurar que están las Sirenas. Mi primera retirada en una carrera y sin ninguna razón más que perrería (jijiji) fue allí.

Enhorabuena artista!! Tengo ya ganas de verte y de coincidir contigo.

Un fuerte abrazo y tírale a las Hoka, que son todo un descubrimiento para los ultras.

Besotes!!!!

miguelflor dijo...

Ana que bien tu visita!!!, yo también tengo ganas de coincidir contigo.

Seguro que algo grande estais tramando, y haceis bien, el caso es hacer en cada momento lo que mas nos apetezca, yo ahora con las HOKA saliendo del pozo, esto de correr sin dolor ya no sabía ni lo que era.

Por fín puedo entrenar y correr mas largo!!!

Lo dichos besos también para tí y sea lo que sea que esteis planificando que os vaya bonito como dicen por ahí. ;)

ramonet dijo...

Enhorabuena Miguel, esa crónica es de las que emocionan, con esas dudas y ese pundonor que te caracterizan y te hacen llegar a donde llegas. Olé tú, el año que viene nos vemos!!