Demo Site

miércoles, 18 de marzo de 2015

CAMP. CARRERA VERTICAL FEMECV - CALLOSA DE SEGURA...sube y verás!!!

Las mieles del podium de la Barbudo Trail se van disipando y hay que volver a pensar en el siguiente objetivo, en este caso se trataba de una carrera atípica, primero por disputarse sábado por la tarde y segundo por la distancia, ya que se denominaba Carrera Vertical en Callosa de Segura y su imponente sierra, con 2 Kms. de distáncia y 500 metros positivos, justo lo contrario a lo que yo un diesel en toda regla estoy acostumbrado que es  mas distancia y sobre todo mas despacio pero bueno la disciplina montañera tiene este tipo de carreras y no voy a decir que no a este reto, que ni es el primero que hago ni será el último.
Imponente vista de la Sierra de Callosa desde Google Earth, en verde el recorrido de la prueba.
Estaba previsto que me desplazase junto a mi amigo Javier Ruano y compañero de club a la carrera pero compromisos de trabajo descuelgan de la lista a Javi, así que me toca ir solo aunque acompañaba a David otro Villenero que milita en las filas del Mur i Castell. Fuimos en coches distintos ya que él luego pasaba el fin de semana en otro lado programando sus entrenos así que no quedaba otra que utilizar dos coches. A las dos de la tarde salimos para Callosa y a las tres ya teníamos nuestro dorsal, así que como Dios manda nos tomamos el cortadico de rigor con el fin de que la cafeína nos espabilara a estas horas tan "raras" para ir preparándonos para la salida, que sería cronometrada y en tiempo espaciado de medo minuto cada corredor.

El dorsal lleva impreso la hora de salida, una buenísima idea para no despirtarte. Desde el Parque de San Roque en Callosa vamos subiendo en grupos, esta parte es de carrera neutralizada, y me siento todo un Dios comandando un grupo donde yo iba a la cabeza de muchos máquinas, Oscar sánchez, Carlos Pascual y Jose Antonio Luna entre otros, está claro que me dejaron hacerme ilusiones. Tras cinco minutillos de carrera ya estábamos en la zona de salida, con buen ambiente y las chicas que salían primero ya estaban saliendo. Los vecinos de la zona se asomaban curiosos a los balcones y terrazas, ya que tras la lluvia de la mañana ahora se había quedado una tarde perfecta para una carrera vertical, ya que hacía algo de fresco y el sol fuera. Hoy y debido al tipo de carrera he cambiado de zapas, aparco mis estupendas HOKA y saco mis Salomon Fellraiser con sus pedazo de tacos, mas indicada para este tipo de recorrido en los que el agarre es fundamental, la decisión fué un acierto.

Van saliendo todos, en mi caso somos 5 los master, pero yo no lo tengo muy claro de subir al podium, el primer puesto antes de salir, y si no es por fuerza mayor, ya está asegurado, Olegario está allí y es una máquina, además acaba de proclamarse campeón en Master en la recien terminada liga de la Comunidad Valenciana, el segundo puesto casi que también, Salvador Sellés, el padre del gran Emili Sellés ha vuelto y de que manera, y el tercer puesto tenía claro que lo iba a disputar y no era tarea fácil con Juanjo Garcela, de Calpe, compañeros de infinidad de carreras en las que casi siempre me gana. Pero esto es lo bonito de la competición, que haya disputa, así que estaba allí dispuesto a darlo todo, aunque en mi estómago seguía levitando la gachamiga, la chistorra, el tocino y el carajillo del almuerzo con mi grupo de BTT "Los Muchachusos BTTeam" de por la mañana y que a mí me había servido de almuerzo-comida con el fin de tener la digestión lo mejor hecha para la carrera.

El momento de la salida, máxima concentración mirando a la cumbre y a por ella!!!

Pero no hay excusas, 5, 4, 3, 2, 1...salida!!! y salgo con cabeza, pensando que los primeros 300 metros son de un empinado asfalto ya que conozco todo el recorrido del año anterior cuando disputé aquí la carrera completa Callosa Extrem de 22 Kms. y 1600+. Ya sabía por experiencia que al terminar el asfalto viene alguna curva de pista para posteriormente subir unas escaleras y meterte en faena pura y dura. En esta parte de sus primeros 250+ nos encontramos lo que por ley física es mas normal, osea, los pedruscos desprendidos de la sierra, y una pequeña senda entre ellos y algún que otro pino que nos servía para agarrarnos y tirar para arriba, yo voy con ganas y energía, pero las pulsaciones ya en el punto del 200+ estaban por las nubes y eso que todavía no había llegado a ellas. Sigo subiendo, a mitad de recorrido hay cuerdas para agarrase pues la zona es peligrosa, además la lluvia de la mañana ha dejado resbaladiza la ladera y hay partes expuestas en las que prestar atención.

Primeras rampas fuertes de la carrera los primeros 100+
 
Sigo subiendo, de momento el que ha salido medio minuto tras mía no me pilla, ni me alcanzará nadie y esto te sube la moral, sigo subiendo y ya veo al otro master que un principio había descartado, lleva como 4 minutos antes que yo y lo he pillado por tanto la pelea ya estaba con Juanjo el chico de Calpe, aunque no me obsesiono, se que el pesa menos y es bueno, así que lo que tenga que ser que sea pero yo al menos a seguir empujando serio y decidido. Paso el cartel de 300+, en esta zona siguen las cuerdas aunque cambia la orografía, ahora son losas empinadas y pequeños falsos llanos para poder dar alguna curva que nos situe en la arista final al refugio y luego a la cumbre en el pico del Aguila. Paso ahora por una zona de redes de contención, es un acierto, ya que la roca resbala y abajo hay un buen patio para partirse la crisma. También aquí dos voluntarios nos avisan del peligro.

Tramo de arista previo a la zona del refugio.

Cartel de 400+, venga ya solo quedan 100+ me autoanimo yo solico, que remedio y veo a dos corredores muy seguidos, y a una chica del Aper, los paso, luego paso a otra chica del Aper y sigo subiendo, la próximidad de la cumbre me hace ver que queda ya poco esfuerzo y lo doy todo así que ya a tope para arriba, en esta zona todavía quedan zonas de trepada donde hay que levantar bien alto una pierna para poder avanzar, y ya por fín la zona donde si te quedan fuerzas puedes correr hasta el vértice geodésico y meta en esta ocasión. Allí veo a la gente que ha llegado ya animando a los corredores que me preceden. Yo pincho la reserva y me pongo en modo "a todo lo que queda" y voy corriendo sin parar, primero paso por la puerta del refugio, donde Jessica y Raquel del Aper me dan ánimos (gracias chicas se agradecen un montón), para de allí y ya en un último esfuerzo final ir saltando y trotando lo mas decente posible entre la rocas y los gritos de ánimos de los amigos que ya están en meta donde llego mas que exhausto, lo he dado todo, no me he dejado nada en el tintero y con esto me doy por satisfecho.

Ultimos metros de esfuerzo llegando a la meta situada en el vértice geodésico.
 Nada mas cruzar la meta, con el palo tipo selfie te leen el chip de la zapatilla y me quedo brazos en jarra y agachado tomando aire como si acabara de subir buceando de la fosa de las Marianas, poco a poco recupero las pulsaciones y me tomo un sorbo de isotónica. Aquí arriba en la cumbre las vistas son magníficas y se pueden apreciar con claridad tras la lluvia de la mañana muchas de las poblaciones limítrofes a vista de pájaro, como Redován, Cox y como no Callosa, pero sudado y con aire aquí arriba no me puedo quedar mucho tiempo o engrosaré las listas de constipados de la semana. Así que tras preguntar al David de mychip o mejor dicho preguntarle a su ordenador como había quedado, recibo la noticia de que he sido 4º, había subido como un poseso y me hubiera gustado oir 3º pero no, las previsiones se cumplen y esto no es fútbol y el que gana es porque lo merece y mis tres compañeros de Master habían demostrado estar mas fuertes que yo o que al menos no es lo mejor almorzar con carajillo incluido con los "Muchachusos" antes de una carrera vertical, ja, ja, ja, en cualquier caso la vida es así, y no siempre tiene que estar todo medido y predispuesto. Finalmente un minuto y 10 segundos me privaron del podium, que puede parecer no tanto pero en una carrera vertical es todo un mundo. 

Vistas de Redován desde la El Pico del Aguila (Meta), ¿buen desnivel, eh?
Aquí se puede apreciar lo "delicado" del terreno tanto en subida como en bajada.

Y ahora quedaba casi lo peor, porque nadie te baja de allá arriba, así que también neutralizadamente nos tocaba a los corredores ir bajando al meta, por un recorrido alternativo o al llegar ya todos arriba por el mismo sitio por donde habíamos subido. Y no veas lo complicado que estaba, igual o mas peligroso que subiendo ya que la piedra después de pasar todos tenía algo de barrillo impregnado y resbalaba de lo lindo, pero nada que no me haya bajado ya antes. Recuerdo que esta bajada el año pasado que si que era dentro de la carrera la hice a toda pastilla porque estaba mas seca y aún así casi me la pego bien pegada. Todo llega y tras 57 minutos estaba de vuelta en el mismo sitio por donde había salido, vamos que en menos de una hora había subido a la cumbre, mas el descanso, mas el avituallamiento, mas las pesquisas con mi posición, mas la bajada, menudo stress. Así que en zona de podiums y tras la ducha, tocaba tomar unas cervezas y recoger la camiseta de recuerdo de la prueba.

Tras despedirme de David el villenero, que al día siguiente iba a entrenar el Puig Campana dentro de su preparación específica de carreras verticales para este año, me volví para casa con el sabor agridulce de saber que lo había dado todo pero quedar a las puertas de podium. Aunque finalmente ser el 28 de la general y el 4º master es un buen puesto teniendo en cuenta que apenas desde Enero me he puesto a funcionar gracias al cambio de zapatillas. La próxima cita ya será una de las mías, dura y larga, la Perimetral de Benissa pero eso ya será otra historia... 

3 comentarios:

ALBERTO dijo...

Menuda tralla llevas MIguel. Suerte en Benisa.
Cuídate campeón

Josema dijo...

Consigues meternos dentro de la carrera, uffff panzaaa metros para arriba. Te imagino apretando los dientes y con la patata a tope!!!
Sigue así fenómeno...

miguelflor dijo...

Gracias de nuevo por tu visita Alberto, tu tampoco paras y eso es buenísima señal, me algro un montón que estés de nuevo al pie del cañón.

Josema, estos kms., verticales explosivos ya sabes que no son lo nuestro pero no hay que hacerle ascos a nada que sea correr por la montaña, en la variedad está el gusto y todas las disciplinas a un amante de la montaña nos motivan.