Demo Site

martes, 25 de agosto de 2015

ZEGAMA-AIZKORRI 2015...lo que el barro se llevó!!!

8 años persiguiendo un sueño, sorteo tras sorteo parecía cada vez mas difícil que uno de los preciaddos dorsales de esta magnífica carrera fuera a caer a mi pecho, y por consiguiente la frustación de haberlo intentado tantas veces y que la suerte siempre me haya sido tan esquiva. Pero al final se hizo justicia y como en los mejores cuentos de Cenicienta, recibí una llamada de un concejal de Zegama que había leido mis comentarios en el Facebook maldiciendo mi mala suerte y casi casi el nombre del pueblo, eso si sin sacarlo de contexto. Me quería frotar los ojos, o mas bien mi orejas, pero era cierto Pako Gómez, concejal y por tanto con derecho a un dorsal y poder cederlo a quien quiesera me concedia el privilegio de acceder a la carrera por invitación personal, eso si el coste de la inscripción corría por mi cuenta, y ni mas a gusto que lo pagué...esta es la historia.

Por fín, aquí estoy después de ocho años!!!
El caso es que cuando me preguntó si quería correr, le dije incluso si podía esperar al año siguiente ya que tenía mas que hecho mi calendario para esas fechas, pero cuando me dijo que el año que viene ya no tendría posibilidad de dorsal, por supuesto que le dije que sí, y decidí, como no!!!, "meter" a Zegama entre mis compromisos. Así que tendría un mes de abril con dos maratones seguidas (Lurbel Rio Mundo y Mamova) mas a primeros de mayo y a 6 días tan solo de Zegama, la Marato i Mitja en Castellón (Peñagolosa). Lo cierto es que yo estaba ahora en una segunda juventud. Gracias a las HOKA había conseguido el equilibrio perfecto entre mi fascitis plantar y la montaña y saltaba gracilmente cual cervatillo por esos montes incluso subiendo al podium de la Barbudo Trail. Así que mas que acojonoarme con tanto km. por delante, decidí correr con cabeza estas próximas carreras.

Dorsal 212 días previos a la carrera sale en el periódico de la zona.
Y tal y como comenté en mi último post, y por unas molestias musculares, decidí retirarme en el km.44 de la MIM para llegar entero a la cita de Guipúzcoa. Llegó el día de partir para Zegama y en coche que nos subimos, Manolo de Yecla y mi mujer que venían de acompañantes y Jessica Mataix y yo que íbamos a disputarla y Jessi incluso se atrevió el mismo viernes casi nada mas llegar a correr el KV, el primero que se hacía hasta la fecha en sus 14 años de historia. Llegamos estupendamente y casi a la hora de comer, así que Jessica tenía el tiempo justito de recoger el dorsal para poder estar puntualmente en la zona de salida, algo mas arriba de Zegama. Tras la comida subimos a animarla enmedio de una lluvia constante típica vasca, vamos el chirimiri que te deja calado hasta los huesos, un gran ambiente bajo la lluvia y grandes favoritos del panorama nacional para disputarla. Tras mucho barro y lluvia, nos fuimos a la casa que nos dejarón unos amigos en Oñate a ponernos secos y disfrutar de una merecida cena.

De Alicante a Guipuzkoa menudo cambio de tiempo!!!
Iglesia de San Martin de Tours
Por las calles de Cegama (Zegama)
Zona de recogida de dorsal para el Kilómero Vertical
Con Manolo escoltando al incombustible Ricardo Mejías que también corrio el KV-
Casa señorial de Zegama, me encanta!!!
Zona de salida del KV., Jessi ya había salido hacía un buen rato.
En Oñate celebrando el pedazo de carrera que se marco Jessi contra el barro.
El sábado lo dedicamos mas bien hacer turismo por la zona, y a visitar rincones estupendos de Zegama, donde casi toda la creme de la creme había venido a correr, fotos con unos y con otros, visita a la feria del corredor, comida, ese estpendo bocata de tortilla como a medio hacer con una buena cerveza fresca!!!, luego charla técnica, a ponernos la calcamonia con el perfil de la carrera en el antebrazo y ahora si empezar las mariposas del estómago a revolotear y por fin creerme realmente que tras ocho años de espera había llegado la hora. Volvimos de nuevo para casa y tras una cena, esta vez en la casa nos acostamos como angelitos esperando la gran cita del día siguiente.

Con mi chica en la plaza del Ayuntamiento de Oñate.


De paseo por Zegama con rincones coquetos y unas estupendas vistas.
Con Alfredo y Felipe Gigante que también disputaron la carrera.
No todo va a ser correr!!! pero que buenos esos bocatas de tortilla!!!

Depa un speaker con mucho arte!!!
Con Zaid, pequeño pero matón y siempre dándolo todo, hasta la sonrisa.
Con la pegatina del perfil de carrera, luego para quitarla necesitas mucha pacienda y alcohol
Ambientazo en la zona del pabellón, recogida de dorsales y Briefing.
Mío solo mío!!!!
Iker Karrera que se acercó a saludar a muchos amigos aunque no corrió.

Ivan Ortiz que se lesionó los dias previos de entrenamiento.




Debíamos de madrugar, la casa de Oñate la teníamos al menos a media hora de Zegama y debíamos llegar a tiempo para que Manolo y mi mujer pudieran coger el bus de la organización que los llevaba a una zona donde mas tarde podrían vernos pasar, eso sí todavía les tocaría hacer una buena caminata hasta el punto donde pasábamos. Una vez subidos al bus, nos vamos Jessi y yo ha dejar las bolsas en la zona de guardarropa para tras llegar a meta poder recogerlas para la ducha y posteriormente pasamos a la zona de control de material, principalmente se fijaban en que todos lleváramos un cortavientos o chubasquero. La previsión metereológica no era mala pero en las zonas mas altas, el viento, la niebla y el posible chirimiri, unido al barro prometían una carrera típica de Zegama. El escenario estaba serivido y Jessi y yo allí estábamos, ya bajo el arco de meta pegando saltitos de calentamiento y porque no decirlo saltitos de alegría-nerviosa por apenas quedaban 5 minutos para la salida, aprovecahamos para hacernos una foto con la madre de Kilian, que este año participaba, muy simpática. El gran Depa con su micrófono se encargaba de amenizar el ambiente e iba nombrando a los mas famosos que por supuesto se habían colocado en la primera fila para salir como cohetes, finalmente Kilian Jornet, si había podido venir, así que estábamos todos y pum!!! la salida puntual se da y salimos a dar una vuelta al pueblo entre aplausos y animos de la gente que se agolpaba durante del recorrido, presagio de lo que luego seria una verdadera locura por las cimas mas emblemáticas.


Ha llegado la hora de la verdad, apretar bien los machos!!!
Con Jessi dejando la bolsa en el guardarropa.
Menos de 8 minutos para la salida, todos concentrados!!!
Con Nuria Burgada madre de Kilian, que como una valiente se disponia a tomar la salida.
Con Pako Gómez el concejal de Zegama que me "ayudo" a cumplir mi sueño.
Tras la vuelta al pueblo, subimos la famosa cuesta que salen en todos los videos, ya nos habían avisado que los tiempos de corte se iban a respetar escrupulosamente y por tanto y al menos hasta Santo Espíritu (km.19) había que apretar para no quedarte fuera de la fiesta. Subo a buena marcha, tengo que dosifcar pero tampoco caer en el error de gastar la pólvora antes de tiempo, la gente sigue en esta cuesta animando y el ruido de los rotores de un helicóptero nos acompaña hasta el primer collado donde una cruz nos indica lo que nos espera. Llego bien y creo que no voy mal posicionado, habíamos llegado a Bidarte y aquí ya el terreno se hace mas asequible para correr. De momento he acertado con las zapatillas ya que el barro acumulado es bestial y muchos corredores patinan de lo lindo en medio de áquel barrizal, pero algo dentro de mí no me las daba todas de rositas, ya que acostumbrado a Hoka no sabía como me iba a responder la fascitis.

El recorrido ahora nos lleva por zonas de bajadas vertiginosas donde se pilla buena velocidad y vamos todos como locos, aquí la peña está muy fuerte, yo me encuentro especialmente bien y bajo como un rayo enmedio de toda aquella jauria digna de una peli de Bravehart. Ahora nos dirijimos a Otzaurte y enseguida subiremos camino de Ultzama. Atravesamos un puente de hierro montado este año especialmente con motivo de la carrera con el fin de nocortar el tráfico en la única carretera que accede a Zegama, el ruido de las zapas al correr por esas planchas de acero agujerado era ensordecedor y a la vez te espoleaba a correr para no ser abosorvido por el pelotón que enfurecido pedía barro y mas barro y siempre con la cabeza puesta en el Santo Espíritu donde todos queremos llegar en tiempo y forma para pasar el corte y ya poder hacer la segunda parte de la carrera mas "tranquilo". Al poco de cruzar el puente, llegamos a una giro de 90º a la izquierda en subida, también muy típico en los videos de zegama, aquí por una pista de barro te adentras entre pinos buscando la cima del Aratz, así que me dispongo a subir corriendo cuando siento un latigazo tremendo en mi talón izquierdo, y aquí se me viene el mundo encima, tans solo era el km.13 y desde ese preciso instante sabía que el cambio de zapas ya me iba a pasar la factura. Sigo para arriba como no pero aquello me dejo tocado física y moralmente ya que era como la tarjeta amarilla en un partido de champions, osea que tocaba jugar limpiamente y salir airoso con un ritmo y pisada cómo para acabar la carrera, adios a bajar de 6 horas que lo tenía en mente y de momento con posibilidades de sobra para conseguirlo, imaginar mi cabeza dando vueltas a mi eterna mala suerte en citas importantes (UTMB, Emmona, Aneto).

Una de las famosas cuestas que salen en los vídeos.
El gran Manuel Merillas subiendo como un cohete!!!
Ahora ya venía la primera de las subidas fuertes, estamos hablando del Aratz, conforme vamos subiendo la niebla se apodera de nosotros y el frío se hace intenso, lo cual hace que me venga de perlas sacar el chubasquero para ponérmelo, tengo que sujetarlo bien fuerte porque el viento se empeña primero en no dejármelo poner y segundo en arrancarlo de mis ateridas manos, me lloran los ojos del aire y temo perder alguna lentilla, con la otra mano tengo que procurar que una ráfaga de aquellas no se lleve haciá el valle el dorsal de un capotazo. Ya compuesto sigo con la subida, voy muy bien, a buen ritmo y sobre todo con alegría, nada hacía presagiar lo que pasaría mas adelante. Acababa de pasar por Atabarreta y ahora iba rumbo a Allarte pero siempre con la vista puesta en la cima, me cruzo con gente que baja de animar y nos siguen animando a nosotros, esta zona es de mucha piedra suelta y no con demasiado árboles, y tras varios zig-zag llego a la cumbre del Aratz, donde tras un rápido avituallamiento solo piensas ya que en bajar directo al Santo Espíritu, la bajada por esta parte es espectacular, hay que llevar mucho cuidado, las rocas mojadas junto a los prados también bastantes humedos no son la mejor combinación para no darte un buen morrazo. Yo bajo bien, las Salomon Fellraiser se portan pero el dolor va en aumento en el talón izqierdo. No quiero hacer mucho caso y sigo bajando como el rayo y seguimos cruzándonos con gente animando paragauas en mano y diciendo aupa!!!, aupa!!! que a mi me sabe a gloria. Llego al famoso paso del Santo Espíritu, allí esta la cueva y su pequeña ermita, antiguo hospital templario, que entre aquella niebla verdaderamente parecía de una película, ruta del camino de Santiago por la zona alavesa y el tunel de San Adrían se habían convertido en el arco de la media maratón con motivo de mi paso de la zona. La calzada de piedras terminaba por meterte directamente en el estupendo guión de carrera. Y entre mis fantasias, los incipientes dolores en el talón y una ligera y persistente llovizna me planto el el avituallamiento que hay tras bajar del Santo Espíritu antes de empezar la empinada cuesta de de hierba tipo prado que tantas y tantas veces todos hemos visto en los videos repleta de gente reventando de animos y palmadas en la espalda a todos los que pasamos.

Saliendo de la Ermita de San Adrían, y comienzo de la calzada del Camino Real.

Subida del Santo Espíritu, entre niebla y chirimiri.
El subidon de ver que he pasado el corte por bastante tiempo, la gente jaleando durante la subida del recorrido en medio de aquel prado verde y saber que Bárbara, mi mujer, me esperaba mas arriba, me da una inyección de energia y tras dejar el vaso de plástico del avituallamiento y justo cuando me propongo a subir disparado me dá un segundo tirón en la fascia que no me caí al suelo redondo ya saben ustedes porque, estaba justo en el escenario mejor montado para un runner y no podía en ese momento y tras ocho años de espera y el cederme un dorsal,  quedarme allí tirado,  era casi ya la tarjeta roja!!! pero por gracia el "arbitro" decidió no sacármela. Os puedo asegurar que creía que un rayo había atravesado las montañas para ir justo a darme en el talón, sentí un pinchazo desgarrante y sinceramente creía que la fascia se había separado por completo de su inserción. Así que no me quedó otra que subir como pude y poniendo buena cara en medio de todo aquel gentío y las cámaras de fotos y tv., con cara de ilusión y de corredor rudo montañero aunque la procesión iba por dentro. Ahí ya vi que me quedaba en ese momento muuuuucha carrera y además cojo, pero no había venido hasta Zegama para abandonar. Llego arriba como puedo, allí está mi mujer con algunas amigas le doy un beso, ella me pregunta que tal voy y yo le digo que perfectamente aunque cansaete de la cuetas que acabamos de subir, también esta Manolo que me hace un vídeo y tras saludarlos me adentro de nuevo entre los hayedos a la aventura y entre mi pensaba en lo que me iba a deparar el resto de carrera.


Llegada en tiempo y forma al avituallamiento, y corte pasada, ahora a disfrutar.
Momentos antes de darme el 2º trallazo en el talón, pero había que seguir.
Mi mujer con dos amigas que también esperaban el paso de los corredores.
Llegada al collado donde estab mi mujer, niebla y mucho dolor en el talón.

La carrera ahora busca la fuerte subida al Aizkorri, y aunque dura es agradecida ya que se van combinando zonas mas fuertes con zig-zag que hacen que esos "falsos llanos" te ayuden a animarte. A partir de aquí ya empieza a adelantarme gente, normal, yo no podía tensar demasiado el pie y la subida se las traía, algunos corredores me preguntaban que porque iba cojeando, que me veian mal y yo les comentaba que era porque realmente estaba jodido pero para duros como los vascos también los de Alicante y mas los de Villena, y apreciando mi valentía me animaban y como quien dice juntos llegamos a la mítica zona mas famosa, el corredor previo antes del refugio en la cima del Aizkorri, tal y como se detalla en los videos, llena de gente animando, lástima el mal tiempo y la niebla que empañaron un poco el momento aunque los gritos de ánimos seguían estando ahí y me llevaban en volandas hasta tal punto que no note casi dolor en esta ultima y dura subida. Hago cima, me avituallo rápidamente y ahora tocaba un cresteo técnico hasta el Aitxuri, no demasiado largo pero muy muy complicado ya que a estas alturas muchos corredores habían impregnado de barro las rocas y es un auténtico calvario primero de atravesar y luego finalmente ascender casi trepando entre las rocas para finalmente coronar el Aitxuri, todavía tuve tiempo y ganas de preguntar a los voluntarios en la cima, como habían pasado por aquí los primeros, ellos me contestaron que casi volando y yo iba como una vieja al bajar del autobús.

Un paso técnico antes de llegar a la cima del Aizkorri.
Ahora para mí vino lo peor de la carrera, bajar del Aixturi fué un verdadero infierno, había mucho barro entremezclado con hierbas y piedras salientes que hacían peligrosa la bajada. Nunca me había caido de culo tantas veces, era casi imposible mantenerse en pie, y sobre todo estar atento que una zapatilla no se quedara empotrada entre dos rocas y te dejaras los ligamente de la rodilla en aquella maldita bajada o que un codo se te fuera a freir puñetas si aterrizabas encima de una piedra semienterrada, pero bueno todo pasa y al final llego al valle. Menos mal que esta zona me permitió correr mas mantenido entre verdes prados hasta que llegué a la parte hayedos repletos de barro donde mis zapas desaparecían literalmente entre el fango y aquellas preciosas piedras forradas de musgo que parecian sacadas de una peli del señor de los Anillos. Recuerdo que pensaba las famosas frase de las clases de religión en los Salesianos, de... "barro somos y en barro nos convertiremos" y falto nada para que una metamorfosis me transformara de nuevo en Barroman, porque había que ser un auténtico héroe para correr con la fascia casi partida, dando saltos entre el barro y todavía con 15 kilometrazos por delante.

Una muestra clara del paisaje durante casi toda la carrera, todo un sueño para un trailrunner.
Tras pasar por Arbelar y Oltze entre prados y zonas mas de pastos de altura llego a Urbia donde avituallo y me animo bastante ya que tengo por fin el último escollo que no es tal pero al final con tanta penuria pasada y tanto desnivel acumulado se hace mas de lo que es, porque yo lo pase a buen ritmo y dentro de lo que cabe motivado porque aquí ya me veía finisher de Zegama, se trata del pico Andraitz donde llego bien y animado para otra estupenda bajada tipo kamikaze entre raices y barro donde mas bien sabía que ibas a bajar aunque no de que forma. El barro ya me sale por las orejas, por aquí sigue habiendo mucho, pero mucho, y ahora formaba una pasta con las hojas caidas de los árboles centenarios que teníamos encima, pero el saber que vamos camino de Itzubiaga huele a meta. Lástima no haber tenido el talón en condiciones, y donde yo ya debía volar en la bajada hasta meta, me dedique a un trotar lastimoso y a tomar un Enantyum para que me dejara de doler ya el talón, de aquí a meta no lo disfruté, iban apareciendo los carteles de km.36, km.37, Km.38.. cada vez para mi mas espaciados, me pasa una barbaridad de gente en estos últimos kms., al menos 20 y sigo pensando que hubiese pasado si hubises llegado con las mismas sensaciones con las que había corrido hasta ahora, y que tampoco era justo que un cambio de zapatillas me hicese pagar un peaje tan crudo.

Hayedos de cuento de hadas se nos abrían a nuestro paso.
 Pero claro está que a estas alturas no iba a dejarlo y que la carrera ya estaba hecha, llego a Oazurtza casi el km.39 y casi se divisa allá abajo Zegama, asombrosamente esta zona tiene muy poco púlbico, esta claro que todos quieren estar en la meta, llevo un japonés pegado a mi espalda y no se si no me pasa porque va peor que yo o por ese respeto oriental que tienen de no adelantarme a falta de 1km., ya me daba igual pero el verme ya en meta me hace olvidar los dolores y hacer unos ultimos 500 metros dignos y una entrada corriendo a meta, donde todavía mucha gente estaba esperando a corredores y aprovecho también, ¿porque no? para chocar la mano de varios espectadores como hacen Kilian, porque en parte y a mi manera había sido un pequeño héroe por no haber abandonado. Me quedo de piedra cuando veo entre el público a Jessi, no ha llegado al corte en Santo Espíritu y la han sacado de la carrera, ademas por unos segundos y eso da pero que mucha rabía. Jessi es una peleona y una excelente finisher pero quizás el kilometro Vertical le pasó factura, seguro que volverá y machacará el crono eso darlo por hecho.  Doblo la esquina y veo el famoso arco de meta, llego en 7 horas 7 minutos que me saben a gloria después de todo lo que llevo sufriendo desde el fatídico km.13. Era finisher de Zegama y me había costado, sudor y barro pero Zegama-Aizkorri ya no me lo contaban, la había superado, y aunque no era el final soñado, había llegado con el orgullo tocado por la lesión pero con la moral por las nubes por demostrarme una vez mas la capacidad de aguantar el dolor.


Llegada a Zegama, todavía con gente esperando la llegada de muchos de nosotros.
La foto soñada, meta de Zegama, esta ya no me lo cuentan, pero la factura sería gorda.
Y tras pasar el arco, mi mujer, 25 años, meta y Bodas de plata, mas no se puede pedir.
Allí estaba Bárbara mi mujer, y yo no me había dado cuenta, que abrazo mas bueno y mas sincero nos pegamos, yo con las lágrimas de emoción en los ojos y muchísimas enhorabuenas de la gente. La televisión vasca fué testigo de lo que digo y buena cuenta de fotos puedo poner aquí de la llegada. Una chica me quita el chip, en ese instante llega el japonés y nos damos un abrazo, que bonito esto del trail que nos une como hermanos y mas si es de sufrimiento. Ya acabó todo, allí está Pako el concejal que me cedió el dorsal para darme la enhorabuena y también su mujer que ha corrido y ha sido una de las que me ha adelantando en mis tristes kms., finales. Voy al avituallamiento y después a la zona de duchas para desprenderme de tanto barro, una manguera está puesta a las afueras del pabellón para quitarnos lo mas posible el barro y no embozar los desagües de las duchas y casi sin tiempo de mas subirnos al coche para volver a casa.

Mi amigo el japonés con el que compartí ultimos kms., llegando a meta.
Clasificación final donde se aprecia perfectamente cuando empece a perder fuelle por la lesión.
Me hubise gustado llevarme hasta el barro a casa pero mi mujer no me dejó.

Llegué a la meta a las 16:07 de la tarde, y a las 17:00 en punto ya estaba conduciendo para Alicante, así que imaginaros como llegué a casa, casi a las 13:30 de la madrugada, muerto, y con un andar entre Pinocho y Chiquito de la calzada pero Zegama ya estaba en mi currículum. Iba cojo esos si, y seguí cojo al menos dos semanas, me había lesionado otra vez. De hecho tuve que dejar pasar varias citas a las que había ya pagado incluso la inscripción (Animal Trail, Ultra Trail Sobrarbe, etc) de hecho todavía al día de hoy no he competido ¿Que si valió la pena? juzguen ustedes...ahora tras un mes de agosto donde he levantado un poco la cabeza con alguno que otro entreno iré a Panticosa para correr el Maratón del Valle de Tena, estaba apuntado a la ultra, pero el talón de momento no está para mas así que pedí que me pasaran a la "corta" 44 kms. con 3.300+ pero eso ya será otra historia...

FOTOS MARATÓN DE PETER AMO
FOTOS MARATÓN IGOR QUIJANO 


















1 comentarios:

Josean Sancho dijo...

Me ha emocionado. Gracias por compartirlo.