Demo Site

martes, 23 de agosto de 2016

TRANSPIRENAICA NAVARRA 2015...espectacular!!!

Voy a intentar retomar de nuevo la dinámica del blog, simplemente el día tiene 24 horas y yo ya no puedo dividirme en mas partes, ojalá...o no, quizás mejor que no. El caso es que por motivos laborales cada vez se me hace mas cuesta arriba mantener mínimamente al día este blog al que tantos ratos buenos le he dedicado y que me consta por vuestros comentarios que se ha llegado a convertir en referente de consulta antes de iniciar alguna carrera nueva. Lo cual me llena de orgullo y satisfacción como diría aquél.

Empiezo por donde lo dejé en Enero, no digo que ya ha llovido porque eso con el calentamiento global ya ha pasado a la historia, pero si que ya me he planteado seguir cronológicamente donde mi última carrera, esa Botamarges a la que no le caigo muy bien y siempre me tiene algo preparado. Este 2015 sin ir mas lejos una inesperado y desconocidad bronquitis, como abréis leido en mi crónica y que casi me privó de acudir a una de las citas mas bonitas a la que tenía pensado no faltar, nada mas y nada menos que a realizar la transpirenaica Navarra con mis amigos los "Muchachusos" como no en BTT disfrutando del paisaje, el deporte, el compañerismo y por supuesto la gastronomía.

Primera parada, cambio de agua al pájaro y también de conductor.
Segunda parada, ahora si una cenica rápida con bocatas.



Una aventura aprovechando el puente de octubre, que nos iba a llevar a recorrer en 3 días y en otras tantas etapas la nada desdeñable cifra de mas de 200 Kms., 5000m+ llenos de magía y color otoñal. Pasen, pasen y vean amigos, intentaré transmitirles lo que yo sentí, que no fué ni mas ni menos que no haberme quedado allí en aquellos parajes mucho mas tiempo que una simple pasada con la bici.

La ilusión y la planificación hecha con tiempo dió sus frutos, tras las pertinentes reuniones previas al evento, recopilación de datos, tracks, y todo lo concerniente a la intendencia (geles, barritas, dátiles, bebida, longanizas, Taperware de casa con el moje para los almuerzos, empanadas, dulces...y como no el famoso herbero) incluso el diseño de un logo realizado por mí para la ocasión, no quedaba mas que coger la furgo de alquiler montar las bicis y zamparnos los 620 kms., que teníamos hasta Ansó donde empezaríamos la ruta a la mañana siguiente. Un par de paradas durante el viaje para cambiar de conductores y hacernos algo de cenar nos llevo perfectos a la casa rural Baretón, donde nos trataron de maravilla. Tanto en nuestra llegada como a la mañana siguiente para el flamante desayuno que nos tenían preparado.

1ª) ETAPA (ANSÓ-ORBAICETA) • 94 Kms. - 1.920 m+

Suena la diana, todos puntuales a reponer fuerzas, reparto de geles para todas las etapas y tras una reponedor desayuno vamos a los furgones a montar las bicis para la primera etapa. Cada etapa dos conductores por furgoneta se repartirían el 50% aproximadamente de la etapa con otros dos compañeros y de esta forma ir rotando para que todos en todas las etapas cogiéramos la bici, salvo en la última que al ser la mas corta, el que cogiera el furgón ya tendría la posibilidad de bici mas que nada por que saldría una etapa de apenas 20 kms.

Empezando el día con ilusión y energía!!!
Antes de salir reparto de geles energéticos que nos fueron de maravilla.

Hace fresco, se respira aire puro y todos ansiosos deseando empezar la aventura. Llevávamos gps con el track descargado y un testigo de excepción ya que Migue, mi cuñado, ya hizo la ruta hace unos años y en determinados puntos nos comentaba si le sonaba o no cierto cruce o cierta rampa lo cual ayuda bastante a guiarse siempre con la ayuda complementaria del GPS, bueno pues aún así tuvimos nuestras dudas, normal cuando vas a sitios que no has ido en tu vida.


   
Aquí me encuentro a las puertas de la casa rural Baretón.

Todos preparados para el comienzo de la aventura.
Como no la foto de inico de ruta justo a la salida de la localidad de Ansó

El otoño en todo su esplendor siempre al alcance de la mano.

A la salida de Ansó siempre te acompaña el Rio Veral

 Nuestro primer escollo era subir el puerto de Los Navarros, el cual tiene mas fama que otra cosa porque o íbamos muy frescos o no era tan fiero como lo pintan. El río nos va acompañando durante la ascensión, hace un día espléndido, la noche ha sido fría y de hecho en las umbría todavía quedan rastros de la helada. Una vez arriba foticos de rigor y seguimos la aventura vamos en busca de la famosa Selva de Irati, pero para ello todavía debíamos atravesar un fangoso bosque que nos dejó hechos unos zorros, tanto es así que los ultimos kms., tuvimos que salir a la carretera para poder salir airosos del lance, mas propia de una pelea de chicas en el barro. Gracias a Dios llegamos a Isaba justo a tiempo para el almuerzo, donde fuimos estupendamente acogidos y repusimos nuevamente fuerzas incluso finalizando con un buen pacaharán casero, como no que nos supo a gloria.

El cambio de temperatura con respecto a casa lo notamos enseguida.
Subida hasta el puerto de Los Navarros, larga pero asequible además de preciosa.


 
Primeras sendas Navarras y primeras sendas embarradas!!!

Sendas entre bosques modélicas, un placer recorrerlas, pero sin tanto barro!!!
 
Naturaleza en estado puro!!!



Aquí decidimos dejar atrás tanto barro y buscar la carretera a Isaba.
Parada en Isaba para almorzar, como no con un buen Pacharán casero para rematar.
 
Parada en Isaba para almorzar, como no con un buen Pacharán casero para rematar.
Vista del pueblo de Isaba.
Hasta el comienzo de la Selva de Irati, un buen trecho de asfalto picando para arriba.
Con Sergio llegando ya casi al avituallamiento de la comida y comienzo de Irati.

 Siguiente parada ya el comienzo de la Selva de Irati, aunque para ello aún nos quedaba un buen puerto todo por asfalto cuando mas apretaba el calor, aquí ya tuvimos que quitarnos ropa pues el día se quedó mas de primavera que de otoño, pero todo llega y las furgonetas nos estaban esperando con unos estupendos bocatas de moje con cerveza bien fresca, justo a tiempo de reponer fuerzas para el comienzo de un trayecto de película. Aquí cambio de chóferes y los que no habían cogido la bici se apuntaban al tramo mas bonito de toda la Transpirenaica aunque todavía quedaba mucho por descubrir en las demás etapas. Me refiero al bosque de Irati, precioso, indescriptible sus colores otoñales atravesados por el sol de la tarde, creando un ambiente mágico del cual no queríamos 
escapar.

Cartel explicativo de la Selva de Irati al comienzo de la misma ruta.
Todos contentos y cumpliendo los prónósticos, cambio de chóferes.
Preciosa la tarde que nos acompañó por Irati.
Íbamos reagrupándonos porque la pista de Irati te hace ir rápido.

Tras un problema mecánico con el cambio de la bici de Sergio y a la cual la tuvimos que dejar a piñón fijo y un pinchazo de éste que suscribe fuimos atravesando por sus grisácea pista forestal y bordeando todo el lago de Irábia disfrutando de la travesia, haciendo varias paradas para las respectivas fotos y que nos venían de cine para disfrutar del momento. Pero teníamos que correr para llegar a Orbaiceta punto final de la etapa pues estaba oscureciendo y a pesar de que llevábamos las luces no queríamos arriesgar por carretera lo que habíamos conseguido por el día. Así que justo a tiempo llegamos a la meta del primer día, muy orgullosos de la paliza, cansandos pero contentos comos se suele decír, ya teníamos en el bolsillo 1 de 3.

Sergio rompe el cambio el primer día, el que descansa le deja su bici y arreglado!!!


Uno de los pasos anti-vacas que tienes que abrir y cerrar a tu paso.

Caseta de los guardas y de información antes del comienzo del lago.
Fin de la Selva de Irati, una pena, una gozada, para repetirla.
Fin de la primera etapa, cansadicos pero muy contentos, llegamos en tiempo y forma!!!
  Garayoa único sitio que encontramos cerca para dormir, el restaurante bien la casa rural de miedo!!!
Esta amiga me estaba esperando bajo mi cabecera, ¿Beso de buenas noches?
Pasaríamos la noche muy cerquita de Orbaiceta, en Garayoa sólo por raciones logísticas y tras una buena cena en el bar del pueblo muy requetebién fuimos a dormir al sitio pactado, un lugar algo úmbrío y desfasado, una vieja casona con telarañas y decoración victoriana, al mas puro estilo de la familia Adams, pero estábamos ya con tantas ganas de coger la cama que aunque hubiesen aparecido por los pasillos las mismísimas caras de Bélmez nos hubiera importado bien poco, lo único que queríamos era planchar la oreja.
  



2ª) ETAPA (Orbaiceta-Etxalar) - 86 Kms. • 2004 m+

Nos disponíamos a realizar la etapa reina, tanto por distancia como por desnivel. Gracias a Dios en la casa de los espíritus eran muy amables y nos prepararon un buen desayuno que agradecimos y nos dimos por satisfechos. En esta ocasión y como ya comenté anteriormente me tocaría coger a mi la furgoneta y a mi compañero Juanjo en la segunda parte de la etapa, a partir de Elizondo,y bien que nos vino porque se hizo realmente dura hasta que el grupo llego donde los esperábamos, en Etxalar.

Pero volvamos al comienzo, que se realizaría desde la fábrica de armas de Orbaiceta,  instalada en el municipio de Orbaiceta, por orden de Carlos III de España en 1784, y se mantuvo en funcionamiento hasta 1884.tras un par de despistes con el GPS logramos por fin pillar la dirección correcta de la ruta, camino al monasterio de Roncesvalles, como os podreis imaginar y tras pasar ayer por la Selva de Irati otro regalo para los sentidos, aunque antes nos tocaría dar buena cuenta de buenos tramos de pista forestal en ocasiones con fango, cuestas, prados verdes y unas espléndidas vistas nuevamente. Tras pasar un pequeño bosquecillo surge de improvisto el monumental monasterio que nos dejo a todos con la boca abierta, una vez allí te das cuenta de su importancia tiempo atrás. Las casas e instituciones religiosas y de atención a los peregrinos jacobeos se hallan en el pueblo de Roncesvalles, situado al pie de Ibañeta, donde arranca la famosa llanada en la que los cantares de gesta ubican la batalla contra los carolingios. Roncesvalles, al cabo del tiempo, sigue siendo enclave fundamental para los peregrinos del Camino de Santiago.


Salida desde la misma fábrica de armas de Orbaiceta otro trozo de historia.
Actualmente la fábrica está en ruinas pero se observa su magnitud.
  Nada mas salir foto de rigor el paisaje lo merecía, el otoño en Navarra es mas otoño!!!
Primeras rampas del día, primeras vistas espectaculares.


La Colegiata de Roncesvalles, espectacular, se respira histroia por los cuatro costados.

En estas rutas no hay que tener demasiada prisa, vale la pena las fotos.

Tras las fotos de rigor en tan emblemático lugar cogemos rumbo a Francia hasta subir por carretera un puerto (Alto de Ibañeta). En este punto dejamos la carretera y cogemos una pista asfaltada a la izquierda que sube primero suavemente y luego con algunas rampas fuertes hasta el Collado de Lindus (1.175 metros), ya en Francia, donde de nuevo volveríamos a bajar largo y rápido durante mucho tiempo 20 kms., una bajada de media hora al menos hasta el puesto de avituallamiento para el pertinente almuerzo en la población de Banca (300 metros) en el Valle de Aldudes y que tan bien nos habían preparado los compañeros Sergio y Martín. Dimos buena cuenta de unas tortas o cocas de varios tipos y como no una buena cerveza fresca para reemprender la siguiente tachuela que era una subida por asfalto pero larga y con repechos duros hormigonados que pusieron a prueba nuestra entereza a la que todos respondimos bien aunque bien es cierto que en la llegada a la cima (Coll d'Elhorrieta), tuvimos que hacer una parada no prevista y tirarnos al suelo a recuperar fuerzas.



Excelente avituallamiento en Banca, íbamos a afrontar una dura subida.
 Los ánimos siguen intactos ya tenemos casi media Transpirenaica en el bolsillo.

  Al salir de Banca viene un buen tute de purtos cortos y duros por asfalto.
Llegada a la cima (Coll d'Elhorrieta), sin palabras...
Reagrupamiento tras las subidas para bajar hacia Elizondo.
Bajada larga y divertida hasta enlazar con la NA-2600
Una vez aquí tocaba pelearse de nuevo con el GPS pero volvemos a salir airosos del lance y emprendemos bajada hasta el proximo punto de encuentro Elizondo, entre disparos de los cazadores, primero por senda embarrada para luego enlazar por asfaltao rápido y muy divertido de trazar hasta la carretera NA-2600, dirección a izquierda hacia Erratzu que cruzaríamos siguiendo la carretera nacional hasta llegar a la deseada Elizondo, donde comeríamos y descansaríamos al menos una hora.  Aquí ya pasaríamos Juanjo y yo a recoger las furgonetas para llevarlas al punto de meta de la segunda etapa, Etxalar. Recuerdo que a esa hora del mediodia hacía calor y que tras la comida en un bar compadecí a mis compañeros ya que les quedaba una segunda parte dura y debían de apretar para que no les anocheciara antes de llegar a Etxalar. Nos despedimos de ellos y sin problemas nos dirigimos a buscar la casa rural que teníamos contratada, muy espaciosa y límpia y la que accedimos sin problemas dejando las bolsas de los que estaban en ruta ya cada una en su habitación.


Llegamos a Elizondo sedientos de isotónicas y algo para comer.
 El grupo acaba de salir, nosotros disfrutando del Bidasoa a su paso por aquí.
  
Buscando la sombra que el sol aprieta y mas recien comidos
Queda mucho???.....cuestas, y mas cuestas.
Así con este solazo de atardecer nos daba la bienvenida Etxalar
 Con mi amigo Juanjo en la plaza de Extalar esperando la llegada del grupo.

Etxalar, un poco de historia...
Por fin meta etapa reina, estos si que fueron unos campeones!!!


Nada que no reponga un buen chuletón al centro!!!






Mientras esperábamos la llegada del grupo, Juanjo y yo y tras la pertinente ducha, nos dimos una vuelta por el pueblo, pequeño, bonito y que justo estaba de fiestas de barrio con un grupo musical cantando en vasco al lado del frontón del pueblo, todo con muy buen ambiente y que nos sirvió para distraernos hasta la llegada del grupo ya de noche y mas que agotados. Así que tras la ducha y puesta a punto de todos ellos, nos dimos un merecido homenaje en el asador La Basque, donde ya casi no cabía un alfiler deletándonos de la cocina vasca, chuletones y mas viandas bien regadas por vino y licores y la gran simpatía de sus dueños, bueno, bonito y barato. Tras esto a dormir que al día siguiente había que madrugar de nuevo para afrontar la tercera etapa y que en definitiva nos llevaría al final de esta aventura.





3ª) ETAPA (Etxalar-Hondarríbia) - 48 Kms. • 1849 m+ 

Mañana fresca, engrase rápido a las bicis y pies a los pedales, tenemos que consultar varias veces el GPS, parece que le cuesta "centrarse" y nos merendamos un pedazo de cuesta así en frío, que no tocaba. Finalmente y nada más salir de Extalar (100 metros) por la carretera que baja hacia Vera de Bidasoa cogemos una pista asfaltada a la derecha que sube hacia el collado de Lizarreta, comienzo de ruta precioso donde parece que vayamos siempre buscando todas las cuestas y repechos posibles, pero de eso se trata, realmente hay momentos que toca subir y subir y no hay otra, las castañas pilongas se desprenden de los arboles embutidos en su típica bola parecida a los erizos, y ya he perdido la cuenta de las que ya tenemos pisadas, nadie las recoje porque este tipo de castaña es amarga pero resulta curioso verlas caer como pequeñas bombas y en alguna ocasión golpearnos el casco. Seguimos afrontando repechos hasta que llegamos a un collado justo en la frontera francesa (Col de Lizarreta), donde los disparos de escopeta se erigen en protagonistas y bien cerca que los escuchábamos, se trata del tiro a la palóma desde casetas de avistamiento en una costumbre parece ser muy arraigada aquí en la zona de Extalar en la que se espera el paso de las palomas migratorias justo en esta época del año, cosa normal allí pero que a nosotros nos pareció estar en un campo de batalla. Justo en este collado mitad Francés mitad Español nos despistamos y bajamos por asfalto un buen trecho sin darnos cuenta que habíamos errado la ruta y nos toca volver a subir aunque no fue tanto y enseguida retomamos la ruta buena.

Etxalar un lugar precioso para quedarse con mas tiempo.
El riachuelo Tximista Erreka procendente del Bidasoa a su paso por Etxalar

La castaña pilonga y su "erizada" vaina (© FOTO: www.lasdoscastillas.net)
Excelentes vistas en nuestra tercera y última etapa.
Otra paradica mas para fotrografiar los paisajes!!!
 
Desde muy cerca de la venta Yasola ya se ve en el horizonte el Cantábrico.


Venta Yasola lugar emblematico en la ruta Transpirenaica.

Seguimos la ruta, ahora toca bajada larga hasta el cruce con la NA-4410 por donde seguiriamos unos kms., hasta desviarnos a la derecha y subir por asfalto entre caserios y curvas y mas curvas luego ya entre caminos hasta la cima de un collado ya muy cerca de la Venta Yasola, con foto incluida, logramos ya ver el mar y por tanto mas cerca la meta final. Bajada complicada entre las ventas de Yasola y Zahar. en la que no es recomendable, si no eres un fuera de serie, hacerla montado en bici, y en donde la mayoría tuvimos que cogerla al hombro y bajar con extrema precación, piedras y mas piedras de las gordas con algunos tramos de escalones nivel experto. Pero todo llega y por fin estamos en el prado donde debíamos de continuar la ruta ahora ya disfrutando de bajadas entre bosques con un día seminublado pero excelente para pedalear. Llegamos al Col d'Ibardin un lugar en la frontera donde hay muchos restaurantes, bares y sobre todo mucho ambiente pero lo dejamos y cogemos por la pista forestal siempre buscando ir paralelos al rio Bidasoa por el "Chemin de La Forêt" siempre en lado francés. Por fín accedimos a la desembocadura del Bidasoa rio que divide a España y Francia literalmente, siguiendo su margen primero por zonas de chalets para mas tarde atravesar a la parte española por todo el casco urbano de Irún, bastante cansino por cierto, para por fin llegar a Hondarríbia y ya bordeando acceder a la zona de la playa donde nos estaban esperando Pepe y Raul a quienes les había tocado en suerte conducir esta última y mas corta aunque no menos espectacular etapa.

Final de la tediosa bajada desde la Venta de Yasola.
otro día espectacular nos arropó en una Transpirenaica para recordar
NA-4410, y Vicente abriendo cámino como siempre.
El otoño en Navarra una maravilla

Naturaleza otoñal, agua, verde, vida, lástima no salga el olor en la foto.
Otro lugar precioso para inmortalizar antes de almorzar.
Bosque cerrado para acceder a la zona del almuerzo

Pepe Flor ya nos tenía preparado un suculento almuerzo.

Tras el almuerzo todavía tocaría hacer varios repechos buenos.

Alegría desbordada al llegar al final de la etapa y ver el mar Cantábrico ante nosotros, abrazos, risas, alguna lagrimilla de emoción y y sobre todo mucha camaradería de ver como todo un buen grupo de amigos había podido con la Transpirenaica sobre todo disfrutando de Navarra, que nos llego a todos al alma y al corazón, de verdad que es para no perdérsela. Como no todos a la orilla de la playa a refrescarnos los pies y de alguno modo a recibir el bautismo transpirenaico que nos lo habíamos ganado. Ya mas tranquilos y con todas las bicis desmontadas y guardadas en los furgones nos dirijimos a un restaurante del puerto a reponer fuerzas y celebrar la gesta a la que ninguno a dejado indiferente. Llamadas a casa para comunicar que ya estaba hecha la aventura y que todos gracias a Dios estábamos bien, por tanto objetivo cumplido.

Aspecto de la zona turística en la frontera francesa.
Foto de rigor en la pista forestal que bordea la zona turística francesa.
En el pequeño lago que nutre el riachuelo Repel.
Fin del trayecto, apenas un km. para la meta.
Foto de familia Muchachusos "finisher"
Alegria por llegar y los pies en remojo en el fresco mar Cantábrico.
Obejtivo cumplido una buena comida reparadora para recuperar.
Pero no nos íbamos a ir si probar los famosos pinchos de Donostia, así que tras la sobremesa nos ecaminamos hacia San Sebastián, allí teníamos reservada la pensión en pleno centro de las tapas para aprovechar y hacer algo de turismo, descansar para al día siguiente afrontar el largo camino de vuelta a casa. Nos costó un mundo aparcar, casi agotó la paciencia de muchos de nosotros pero en pleno centro de San Sebastián aparcar dos furgones grandes es casi imposible una tarde de domingo. Al final lo conseguimos y tras dejar las cosas en la pensión, la ducha y ponernos guapos fuimos a conocer los pinchos vascos por excelencia. Que decir!!! todos buenísmos, pero cola, y cola para poder acceder a ellos. La fiesta siguió y el que quiso continuar continuó, yo me fuí a dormir tranquilico que al día siguiente había que estar bien despiertos para conducir y así acabamos una aventura totalmente recomendable en la que se puede disfrutar de deporte, paisaje, gastronomia y amistad para forjarnos un poco mas a los Muchachusos.

Gran ambiente en los bares de Pintxos.
No sabíamos casi cual elegir, oferta mas que abrumadora, buenísimos.
Justo al lado de la basílica de Santa María del Coro en el centro de San Sebastián.
Han sido varios días disfrutando de vistas espectaculares.
Mis Muchachusos que demostraron todos estar a la altura.
Desayuno sosegado al lado de la playa previo al largo viaje a casa.

A la mañana siguiente un paseo por el paseo de la Playa de La Concha para estirar piernas y saborerar mas tranquilos el paisaje espectacular de San Sebastián y porque no tambien saborear la gesta. Tras un desayuno con croissants bien calentitos recien hechos volvimos a recoger las cosas de la pensión, para una vez ya en las furgonetas realizar una larga vuelta a casa con el buen sabor del deber cumplido. Ruta totalmente recomendable.








1 comentarios:

Pepe Flor Tomas dijo...

Muy buena la crónica Miguelín. Al leerla y por un momento, he vuelto a estar montado en la bici por el pirineo navarro con todos vosotros.
Espero poder coincidir contigo pronto en otra ruta.
Un abrazo